Nosotros y terceros, como proveedores de servicios, utilizamos cookies y tecnologías similares (en adelante “cookies”) para proporcionar y proteger nuestros servicios, para comprender y mejorar su rendimiento y para publicar anuncios relevantes. Para más información, puede consultar nuestra Política de Cookies. Seleccione “Aceptar cookies” para dar su consentimiento o seleccione las cookies que desea autorizar. Puede cambiar las opciones de las cookies y retirar su consentimiento en cualquier momento desde nuestro sitio web.
Cookies autorizadas:
Más detalles

Stop a la deshidratación

En épocas de intenso calor el caballo que trabaja pierde con el sudor hasta un 10% de los electrolitos esenciales, comportando una disminución del rendimiento, y una posible deshidratación excesiva. Por todo esto, es muy importante ayudar al caballo a rec

El agua es esencial para la vida, y forma hasta 70% del peso del caballo. En verano, y más cuando el caballo realiza esfuerzos físicos, es muy importante estar atentos para que no sufra deshidratación. Los primeros dos signos de la deshidratación son el apetito reducido y el rendimiento bajo. 

Pero ¿cuánta agua necesita el caballo?

El consumo de agua varia mucho entre los caballos. Es esencial vigilar cuánto bebe nuestro caballo al día, para detectar cualquier cambio. La necesidad de agua depende sobretodo de la dieta. La hierba fresca contiene mucha agua, por lo que el caballo en el prado beberá poco. Al contrario, el heno y los granulados contienen alrededor de 15-20% del agua, aumentando la cantidad necesaria del agua bebible. El calor incrementa estas necesidades, así como el trabajo intenso por las perdidas tras el sudor.

Un caballo de unos 500 kg con un trabajo ligero requiere unos 25 litros de agua para reemplazar las perdidos por la orina y los excrementos. El trabajo intenso eleva la necesidad de agua hasta un 300%, entonces este mismo caballo puede necesitar unos 75 litros por día. 

 ¿Qué más se pierde por el sudor?

Cuando el caballo suda, no sólo pierde agua. Con el sudor también se pierden los electrolitos o "sales corporales". Las cuatro sales esenciales son el sodio, el calcio, el potasio y el magnesio. Son importantes para mantener el equilibrio de la acidez en el cuerpo, imprescindible para la regulación de los procesos celurares. 

Reemplazar el sudor

Es muy recomendable que tras el trabajo el caballo reciba los electrolitos y el agua lo antes posible para reemplazar las sales y los fluidos perdidos tras la sudoración, y reponer las reservas naturales del cuerpo que necesita para permanecer en forma, sano y disponible al máximo rendimiento. 

 

En GIROVET tenemos electrolitos en diferentes formatos: líquido, gel, polvo... para todas las necesidades y preferencias: 

HYDRABOOST

HYDRABOOST es un gel para administrar directamente con absorción casi instantánea. Contiene glicina, para una mejor absorción de los electrolitos. Además es muy palatable, con sabor a manzana. Con una dosis antes, y una dosis después del ejercicio mantenemos la hidratación del caballo. ¡En una jeringa hay 2 dosis!

ELECTRO

ELECTRO son botellitas unidosis cargadas de agua + electrolitos, fáciles de administrar y cómodas de transportar. Ideal para los días de la competición. Su efecto es casi inmediato.

ELECTROLYTE

ELECTROLYTE aporta, además de los electrolitos esenciales, vitaminas y minerales para mantener el rendimiento al máximo. Especial para caballos de deporte.

ELECTRO SALTS

 

ELECTRO SALTS es una fórmula equilibrada de reemplazar los electrolitos perdidos con el sudor. Se diluye en agua o mezcla con la comida 28 gramos al día.

by NEORG