Nosotros y terceros, como proveedores de servicios, utilizamos cookies y tecnologías similares (en adelante “cookies”) para proporcionar y proteger nuestros servicios, para comprender y mejorar su rendimiento y para publicar anuncios relevantes. Para más información, puede consultar nuestra Política de Cookies. Seleccione “Aceptar cookies” para dar su consentimiento o seleccione las cookies que desea autorizar. Puede cambiar las opciones de las cookies y retirar su consentimiento en cualquier momento desde nuestro sitio web.
Cookies autorizadas:
Más detalles

Arestines, cascos blandos, podredumbre de ranilla...

En invierno suelen tener una mayor incidencia problemáticas como los arestines, los cascos blandos o la podredumbre de ranilla debido a la humedad, el contacto prolongado de los cascos con el barro, el movimiento escaso por el mal tiempo...
 

 

En invierno suelen tener una mayor incidencia problemáticas como los arestines, los cascos blandos o la podredumbre de ranilla debido a la humedad, el contacto prolongado de los cascos con el barro, el movimiento escaso por el mal tiempo... A continuación ofrecemos más información sobre estos problemas, así como productos que ayudarán a solucionarlos. 

Caballo invierno

 

ARESTINES

En esta época del año, existe una mayor incidencia de arestines en caballos. Estos, también denominados “fiebre del barro” o “talones agrietados”, son una patología frecuentemente producida por una bacteria denominada dermatophilus congolensis que pertenece a la flora normal y es una bacteria muy activa que genera infecciones ante una lesión.

En condiciones normales, la piel sana del caballo actúa de barrera protectora impidiendo la entrada de los diferentes microorganismos. Sin embargo,  existen factores ambientales tales como la alta humedad ambiental, el frío, el barro, las camas sucias y los boxes poco ventilados y calurosos que favorecen la aparición de patologías dérmicas.

Ciertos factores genéticos, predisponen más a unas razas que a otras a padecer arestines. Los caballos con pelo blanco en la parte inferior de las extremidades, son más propensos a padecerlos.

La patología empieza como una leve dermatitis, se observa irritación en los pliegues de las cuartillas, mostrándose la zona dolorida, sensible, enrojecida y caliente. Cuando el daño en la piel es alto, se visualiza ablandamiento de la piel y heridas abiertas, luego se percibe la pérdida de pelo, inflamación y la presencia de costras. Si la dolencia sigue avanzando, aparecen exudados que provocan infecciones y profundas grietas en las zonas afectadas. Estas fases son molestas y dolorosas para el caballo y pueden llegar a provocar cojera.

Para esta patología, la mejor cura es la prevención, para poder llevarla a cabo debe haber una rutina diaria y sistemática como lavar las extremidades con jabón y agua y secarlas debidamente con una toalla.

No obstante, en periodos de inverno, a veces es complicado evitar que los arestines aparezcan. En estos casos es importante minimizar el contacto con el barro, el agua y la suciedad en general. Además, proporcionar un tratamiento adecuado puede ser útil para mejorar y curar los síntomas.

 

Derfongen la solución a los arestinesNatjely vaselina natural  

LA SOLUCIÓN A LOS ARESTINES

DERFONGEN es una loción calmante efectiva para el tratamiento y prevención de los arestines.

NATJELY es una vaselina 100% vegetal que hidrata y regenera la piel permitiendo que los poros respiren y acelerando el proceso de curación.

Para una correcta eliminación de los arestines, se recomienda aplicar DERFONGEN en la zona afectada cada 4 días. Aplicar NATJELY los 3 días siguientes de haber aplicado derfongen, es muy importante para tener la piel bien hidratada y acelerar su proceso de curación.

Recomendamos aplicar el tratamiento durante 3 semanas

 

PODODERMATITIS O “RANILLAS PODRIDAS”

La pododermatitis o “ranillas podridas” es, en realidad, la infección más común del casco. Se trata de una infección en la ranilla, que localizaremos fácilmente porque se caracteriza por la presencia de tejido negro y maloliente.

Ranilla podrida, podredumbre de ranilla

En invierno suelen tener una mayor incidencia debido al contacto prolongado de los cascos con el barro. Factores como la falta de cuidados y de limpieza de los cascos, un movimiento escaso (como en el caso de los caballos estabulados), un box que no se limpie con regularidad, un herraje defectuoso o un pequeño corte, pueden ser las causas de la introducción de las bacterias en el casco, que se multiplican mejor en ausencia de luz, oxígeno y en entornos húmedos.

Limpiar los cascos del caballo al menos una vez al día y ejercitarlo pueden ayudar a prevenir o eliminar las ranillas podridas. No obstante, también es importante evitar, en la medida de lo posible, los ambientes sucios y húmedos.

Fourgen ranilla podrida

FOURGEN es un líquido 100% natural, antiséptico, antifúngico, antibacteriano y repelente al agua, especialmente formulado para tratar las ranillas podridas, blandas o infectadas.

Se recomienda aplicar en el surco central de la ranilla una vez al día hasta notar mejoría.

 

CASCOS BLANDOS

Los cascos del caballo son esenciales y es de vital importancia mantenerlos en buen estado. Una de las partes más importantes es el estuche córneo, compuesto de agua en un 40%, carbono, oxígeno, nitrógeno, hidrógeno y azufre.

El estuche no absorbe aceites, grasas, lubricantes ni ninguna otra sustancia que no sea agua, es muy resistente a sustancias corrosivas y al calor. La cantidad de agua y lípidos que lo componen tiene una relación directa con la elasticidad del casco; si este se seca demasiado, el tejido córneo puede llegar a atrofiarse, produciendo una rotura. No obstante, un casco demasiado blando también puede llegar a comportar serios problemas.

A modo de ejemplo, y para entender mejor el porqué de los cascos blandos, sobretodo en épocas húmedas, podemos hacer una comparación con nuestros pies. Si nos bañamos demasiado tiempo, nuestros pies empezarán a quedarse blandos haciéndolos más sensibles y más susceptibles a padecer problemas, del mismo modo pasa con los cascos de los caballos que están constantemente en terrenos húmedos, encharcados y/o sucios.

Cascos blandos

Por lo tanto, aunque tener los cascos bien hidratados es importante, debemos evitar, en la medida de lo posible, que nuestro caballo esté mucho tiempo inmerso en barro, sitios húmedos y/o sucios para poder tener unos cascos sanos. El ejercicio frecuente también es importante para mantener la biomecánica normal de sus estructuras.

Ongifen cascos blandos

ONGIFEN es una crema endurecedora para cascos blandos que protege la ranilla y el casco de la humedad formando, al mismo tiempo, una película protectora de la humedad externa y manteniendo la hidratación natural del casco. Combinado con M.S.M. HOOF, hace la combinación perfecta para cuidar y nutrir los cascos blandos de su caballo.

by NEORG